fbpx

Blog

consorcio-cedros-lavado-tinaco

Tinacos y Cisternas: Cuida la Salud de tu Familia

Los tinacos y cisternas son almacenadores de agua que si no se les da el mantenimiento adecuado se corre el riesgo de exponerte a ti y a tu familia a un gran tipo de enfermedades producidas por la reproducción de gérmenes, virus y bacterias que pueden causar enfermedades dermatológicas, gastrointestinales y otras afecciones más delicadas como hepatitis entre mucha más; es por ello que la Secretaría de Salud recomienda hacer este tipo de limpieza cada seis meses.

Para las cisternas lo primero que debemos de hacer es desconectar la bomba y procurar que no haya cables conectados al momento de entrar en ella. Posteriormente cerramos la llave de la toma y vaciamos el restante de agua que haya quedado, manteniendo solamente unos 10 cm de agua. Se cepillan las paredes, piso, esquinas o cualquier lugar en donde se vea lama o algún tipo de hongo o suciedad; se junta todo el material o basura que se haya cepillado y se retira de la cisterna, así mismo se vacía en su totalidad y se procede al secado ya sea con jerga o bien esperamos a que seque sola. Para desinfectar, se vuelve a llenar hasta 10 o 15 centímetros de agua, se agrega el blanqueador a base de cloro y se tallan nuevamente las paredes y se enjuaga todo perfectamente bien para dar paso nuevamente al vaciado que tendremos que realizar en varias ocasiones para evitar que quede algún tipo de químico en la cisterna. Una vez que hayamos repetido la operación podemos proceder al llenado de la cisterna.

En el caso de los tinacos el primer paso es cerrar el paso del agua, se quita el flotador y varilla y al tapar el tubo de distribución se procede al cepillado, se retira el agua que se haya quedado en el tinaco con una cubeta y se retiran los sedimentos o basura que hayan salido al momento del tallado. Para desinfectar el tinaco, agregamos agua hasta un tope de 20 centímetros aproximadamente, se añade ½ litro de blanqueador a base de cloro y se talla todo el interior, se desaloja el agua y del tinaco por balo y cocina o en su caso por el tubo del desagüe, abriendo tubo de distribución. Para enjuagar nuevamente, se cierra nuevamente el tubo, se llena el tinaco un poco y se cepilla constantemente hasta que se desprenda todo el blanqueador y finalmente se abren todas las llaves para la salida y limpieza. Al terminar este procedimiento, es de vital importancia cerciorarse que la tapa esté bien colocada y perfectamente sellada.

Actualmente muchos tinacos cuentan con aditamentos que ayudan como filtros, disminuyendo así el riesgo de factores externos que puedan dañar el agua almacenada.

Así que ya lo sabes, mantén tus tinacos y cisternas con el mantenimiento pertinente para que evites cualquier tipo de enfermedades en casa.

Fuentes Texto:

https://www.eluniversal.com.mx/ciencia-y-salud/limpia-tu-tinaco-un-mal-mantenimiento-podria-ocasionar-hepatitis

https://www.limpiar.mx/articulos/limpia-tu-cisterna-o-tinaco-segun-lo-dicta-la-secretaria-de-salud